Si bien el teatro Fernando Soler cuenta pocos años, comparado con otros recintos del país, no está a la zaga en eventos culturales albergados. Foto: Vanguardia/Héctor García
Un icono de la ciudad es este joven recinto, en sus casi 40 años de vida es ejemplo de diversidad y apoyo a las artes

EN CORTO

Nombre: Teatro de la Ciudad Fernando Soler. 
Inauguración: 26 de marzo de 1979
Obra inaugural: “Los empeños de una casa”. De Sor Juana Inés de la Cruz. Dirigida por Luis Basurto. 
Capacidad: 1, 143 localidades numeradas. 
Tipo de teatro: Italiano cerrado.
Equipamiento: Sistemas de audio e iluminación. 
Servicios: Explanada, foyer, taquilla, ocho camerinos y cabinas de operación. 
Teatro de cámara: “Jesús Valdés”, con capacidad para 100 personas.

El Teatro de la Ciudad Fernando Soler es relativamente joven en comparación con algunos de los recintos más importantes del país, llega este domingo al trigésimo octavo aniversario, sin embargo en este tiempo acumula su propia historia; se trata de uno de los recintos culturales más importantes del estado y además lleva el nombre de un destacado saltillense. 

 

Fue hace 38 años cuando este inmueble abrió sus puertas a los artistas locales, nacionales y extranjeros. Foto: Vanguardia/Héctor García

Fue justo hoy, hace 38 años cuando este inmueble abrió sus puertas con el único objetivo de brindar un espacio adecuado para que artistas locales, nacionales y extranjeros pudieran expresar su talento a través de las diferentes disciplinas. 

Su proyecto y construcción coinciden con el desarrollo que se detonó en la capital de Saltillo a partir del último cuarto del siglo pasado. Basta recordar que en aquellos años también fue trazado el bulevar Francisco Coss, así como los edificios que ahí se levantaron como el Congreso del Estado y la Presidencia Municipal.

Fernando Soler, quizá el más grande actor del cine mexicano y orgullosamente saltillense, dio su nombre y donó la pintura que está en el vestíbulo del teatro. Foto: Vanguardia/Héctor García

El gobierno del estado vio la necesidad de que Saltillo contara con un espacio como este y en febrero de 1938 comenzó su construcción en el predio ubicado en el cruce de la calle Xicoténcatl y el bulevar Coss, a unos metros de la antigua estación del ferrocarril. El diseño arquitectónico es de Francisco Flores. 

La primera representación fue la obra “Los empeños de una casa” de Sor Juana Inés de la Cruz, dirigida por Luis Basurto y con un reparto integrado por Magda Guzmán, Rubén Rojo, José Baviera y Carmen Monje. A partir de ahí ha sido escenario de representaciones artísticas de todo tipo e incluso sede para tomas de protesta e informes de gobierno de la autoridad en turno. 

Este inmueble ha recibido a artistas de talla internacional como Guiseppe Di Stefano; el violinista Ruggiero Ricci; cantantes como Pedro Vargas, Eugenia León, Fernando de la Mora, Raphael, Facundo Cabral. Foto: Vanguardia/Héctor García
El Teatro de la Ciudad se ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo, es un buen teatro, tenemos lo necesario”,
Cornelio Cepeda, director del teatro Fernando Soler

Este inmueble ha recibido a artistas de talla internacional como el tenor italiano Guiseppe Di Stefano; el violinista Ruggiero Ricci; cantantes como Pedro Vargas, Eugenia León, Fernando de la Mora, Raphael, Facundo Cabral y a los histriones Marga López, Ignacio López Tarso, Ofelia Guilmain y Silvia Pinal. 

También ha recibido importantes compañías mexicanas y extranjeras como la Compañía Nacional de Danza, los Niños Cantores de Viena, el Ballet Nacional de Rusia, Los Niños Virtuosos del Cáucaso, la Compañía Nacional de Teatro, la de Ópera y el Ballet Nacional de México, solo por mencionar algunos.

Foto: Vanguardia/Héctor García

Convergen estilos artísticos en Teatro de Saltillo

El Fernando Soler combina estilos y corrientes artísticas en su construcción

Cornelio Cepeda Muñoz, es por segunda ocasión director de este teatro y conoce como pocos todos los rincones de este lugar, así como los retos y satisfacciones que tiene administrar este espacio el cual, asegura, es ocupado durante buen parte de los 365 días del año.

En lo que respecta al inmueble de manera integral fue construido con un estilo griego, está recubierto con cantera y en la fachada hay seis columnas de estilo jónico que sostienen el frontón, en el cual está representada Ceres, la diosa latina de la agricultura; en esa parte cinco puertas conducen de la explanada hacia el interior.

Ya en el foyer se aprecia la figura de un ángel tallada en madera, así como pinturas del artista saltillense Pablo Valero Herrera, en las que representa a las nueve musas de las bellas artes. 

En su segunda etapa en la administración, Cepeda Muñoz da cuenta de las virtudes y recovecos del teatro. Foto: Vanguardia/Héctor García

ESPACIO IMPREGNADO DE ARTE

En el muro sur se encuentra un retrato de Fernando Soler que él obsequió. Se recuerda que el actor no pudo estar presente en la inauguración del teatro que lleva su nombre por motivos de salud pero envió ese presente a través de su esposa. Meses después el saltillense falleció a los 84 años de edad.    

DETALLES, DETALLES

El Teatro de la Ciudad Fernando Soler es de tipo italiano cerrado, cuenta con mil 143 localidades numeradas, cuenta con una fosa de orquesta habilitada debajo del escenario. El sitio cuenta con salidas en ambos costados para el público, además de accesos especiales para los artistas en la parte posterior. 

Cornelio Cepeda comenta que el recinto está bien equipado y puede responder a eventos de diversa índole, cuenta con las herramientas necesarias en cuanto a sonido e iluminación con el fin de acompañar el desarrollo de las representaciones que ahí se hagan. 

A mediados del año anterior se inauguró el Teatro de Cámara “Jesús Valdés”, que durante mucho tiempo se utilizó como un espacio adicional pero de forma un tanto improvisada. Foto: Héctor García

“El Teatro de la Ciudad se ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo, es un buen teatro, tenemos lo necesario y a raíz del trabajo que se ha realizado en estos años tenemos una buena fama. Podemos atender cualquier evento por muy complicado que sea”, comenta el director. 

Como parte de sus instalaciones cuenta con ocho camerinos, cuatro de los cuales tienen capacidad hasta para 25 personas y el resto para tres personas cada uno, además están provistos de sanitarios, y regaderas.

EL ESPACIO ALTERNO

A mediados del año anterior se inauguró el Teatro de Cámara “Jesús Valdés”, que durante mucho tiempo se utilizó como un espacio adicional pero de forma un tanto improvisada, hasta que pudo ser habilitado como un sitio alterno a la sala principal, con una capacidad para 100 personas. 

Cornelio Cepeda comenta que este lugar fue habilitado inicialmente como una cafetería que operaba los días que había función, sin embargo no recibió la repuesta esperada del público por lo que a los pocos años dejó de funcionar y de manera espontánea fue usada para más representaciones.    

A esto se refiere Ana Sofía García cuando señala que el Teatro de la Ciudad Fernando Soler pertenece a toda la comunidad artística y también el público se adueña del mismo cuando acude a presenciar alguna actuación o representación artística. 

“El público que asiste a los eventos cierra exitosamente el círculo de la promoción y difusión artística, al hacer suyos todos y cada uno de los eventos de la extensa oferta cultural presentada en su escenario”, comenta la Secretaria de Cultura.

En el Fernando Soler uno encuentra comodidad y además se tiene una experiencia teatral completa. Foto: Vanguardia/Héctor García

UN ESPACIO MODERNO Y CON TRADICIÓN

En el Fernando Soler uno encuentra comodidad y además se tiene una experiencia teatral completa.

El director del teatro cuenta con el apoyo de 12 personas, entre operadores técnicos, personal de limpieza, vigilancia y administrativos, quienes permiten la operatividad del teatro todos los días. 

Como parte de las actividades por el aniversario del Teatro de la Ciudad Fernando Soler, se preparó un programa con diversas actividades las cuales se han desarrollado en los últimos días con la participación de artistas locales y nacionales. 

GRAN TRADICIÓN

Entre las tradiciones que tiene este espacio en particular es que cada 26 de marzo, sin flta; antes del programa que se tenga para ese día, se lleva a cabo la Ceremonia del Cirio, en el que el director en turno, acompañado de invitados y el público, enciende una vela que simboliza el quehacer diario del teatro.

Como antecedente, se recuerda que en 2015 fueron aplicados cinco millones de pesos para labores de mantenimiento en las áreas que más requería este inmueble; se sustituyó el piso del escenario, la consola de iluminación, la vestimenta teatral, así como atención a las redes de los servicios básicos con los que cuenta.

LOS TRABAJOS Y LOS DÍAS

Durante la pasada administración estatal también el teatro también fue sometido a obras de rehabilitación en sus instalaciones, labores que, incluso, ameritaron que este teatro cerrará sus puertas durante varios meses y durante ese tiempo los eventos artísticos se realizaron en el Paraninfo del Ateneo Fuente.