Green Bay Packers, con Aaron Rodgers (i), se enfrentará el domingo a los New York Giants de Eli Manning (d). Fotos: AP
El choque entre los Packers y los Giants marcará la segunda vez que Rodgers y Manning se enfrenten en el camino al trofeo Vince Lombardi.

Al menos a un mariscal de campo estrella se le terminará el sueño de alcanzar el Super Bowl en la primera ronda de los playoffs de la Liga estadounidense de fútbol americano (NFL): Green Bay Packers, con Aaron Rodgers, se enfrentará el domingo a los New York Giants de Eli Manning en el duelo más atractivo de los cuatro que completarán el "Wild Card Weekend".

Además del Green Bay-Giants, el primer fin de semana de la etapa decisiva de la NFL tendrá los duelos el sábado Houston Texans-Oakland Riders y Seattle Seahawks-Detroit Lions, mientras que el domingo completarán Pittsburgh Steelers ante Miami Dolphins.

Ya clasificados esperan en la siguiente ronda los cuatro mejores equipos de la serie regular: Kansas City Chiefs, Dallas Cowboys, Atlanta Falcons y New England Patriots, el máximo candidato a ganar el título el 5 de febrero en Houston.

El choque entre los Packers y los Giants marcará la segunda vez que Rodgers y Manning se enfrenten en el camino al trofeo Vince Lombardi, aunque para esta ocasión los neoyorquinos están lejos de ser los favoritos para avanzar a los cuartos de final.

Sin embargo, Manning no se preocupa. "Me gusta refutar a la gente y a las estadísticas. Siempre es bueno", resaltó el mariscal de los Giants.

El favoritismo de Green Bay tiene que ver con su excelente final de la fase regular. Hasta noviembre, los Packers tenían un récord negativo de cuatro triunfos y seis derrotas, pero encadenaron seis victorias consecutivas gracias a 15 pases para "touchdown" de Rodgers.

"Es ganar o vacaciones, así estamos enfocados. Queremos seguir ganando y viajar a Houston", afirmó Rodgers, que guió a su equipo a ganar el Superbowl de 2011.

Aaron Rodgers quarterback de Green Bay Packers. Fotos: AP

Manning también sabe lo que es la gloria de levantar el trofeo, ya que condujo a los Giants a los títulos de 2008 y 2012 y en ambas ocasiones se quedó con el premio al jugador más valioso. Y si bien no tuvo una temporada destacada, es natural que su rendimiento crezca en la etapa de playoffs.

"No sé lo que significa eso exactamente, pero si existe, nos abre esperanzas", bromeó Manning sobre el denominado "Playoff-Eli".

Eli Manning quarterback de New York Giants. Fotos: AP

El sábado comenzará la acción con la visita de los Raiders a Houston, donde los Texans aspiran a jugar el Superbowl en casa. Los Raiders son un potencial candidato al título, pero perdieron terreno a partir de la lesión de su mariscal de campo estrella Derek Carr.

Más tarde, los Seahawks partirán como favoritos cuando reciban a Detroit, en el duelo más desparejo de esta ronda, de acuerdo a los antecedentes.

Distinta es la historia para el otro choque del domingo, donde los Steelers del mariscal Ben Roethlisberger recibirán a los Miami Dolphins, que llegan en alza con nueve triunfos en su últimos once partidos.