Archivo
El sacerdote Joaquín Hernández desapareció desde el pasado 3 de enero en su domicilio ubicado a un costado de la parroquia a la que pertenecía

A una semana de la desaparición del sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, la Conferencia del Episcopado Mexicano se ha unido en solidaridad con la Diócesis de Saltillo y ha lanzado un exhorto a las autoridades encargadas de la investigación para esclarecer los hechos y dar con el paradero del presbítero de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en La Aurora.  

“Hacemos un llamado a las autoridades competentes para esclarecer los hechos que llevaron a su desaparición, a la sociedad civil, y a toda la comunidad eclesial para colaborar en la búsqueda del padre Joaquín Hernández Sifuentes para vuelva a la comunidad. 

“El crimen y la violencia destruyen lo más sagrado que tenemos: la vida. Busquemos caminos evangélicos para alentar nuestra esperanza, buscar el diálogo y la reconciliación en todo momento, como plataforma de una sociedad digna, justa y con un desarrollo humano e integral para todos”, señala el Episcopado a través de un comunicado de prensa.

El sacerdote Joaquín Hernández desapareció desde el pasado 3 de enero en su domicilio ubicado a un costado de la parroquia a la que pertenecía; sin embargo, fue hasta el pasado viernes que otros compañeros del presbítero confirmaron que su desaparición no obedecía por haber tomado sus vacaciones, sino que fue víctima de una desaparición. 

Hasta el momento, la Subprocuraduría de las Personas Desaparecidas y No Localizadas se encuentra en la revisión de algunos videos que podrían dar pistas sobre el automóvil del sacerdote —el cual fue robado durante la desaparición—, detallaron fuentes de la Procuraduría de Justicia. 

Semblanza
> Joaquín Hernández Sifuentes, fue ordenado el 8 de octubre de 2004 a la edad de 30 años. y su primer destino fue la parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso, en el Municipio de Castaños. 
> Hasta su desaparición, estudiaba Licenciatura en Psicología y una maestría en Ciencias de la Familia.
> Realizaba sus prácticas profesionales en el asilo Buen Samaritano y continúa con el acompañamiento en el Centro de Consulta Familiar. Funge como encargado de Pastoral Familiar de la vicaría Juan Pablo II. 
> Al momento de su desaparición, también fueron sustraídos su teléfono móvil, su computadora, tablet y su automóvil Derby 2009 color blanco con matrícula FKM3200 del Estado de Coahuila.