Ricardo Hernández aseguró que todavía en el País hay una cultura 'machista'.
Ricardo Hernández dijo que la discriminación por homofobia está promoviendo un nuevo problema de inseguridad en México, que se alimenta por la impunidad al no resolverse las denuncias

MÉXICO.- La homofobia es un fenómeno persistente en nuestro país, afirmó Ricardo Hernández Forcada, director del Programa de VIH de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). 


Dijo que la discriminación por homofobia hacia los grupos lésbicos, gay, bisexual, travesti y transgénero está promoviendo un nuevo problema de inseguridad en México, que se alimenta por la impunidad al no resolverse las denuncias, entre las que hay casos de discriminación, lesiones y hasta homicidios. 


“No hay una consignación o una sanción hacia los responsables de estos delitos”, expuso. Recordó que tan sólo de 2009 a 2012 se tienen reportados 69 homicidios con este móvil. 


Al participar en el segundo día de actividades de la Primera Semana de la Diversidad Sexual, organizada por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) y el Universum, Museo de las Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ricardo Hernández aseguró que todavía en el país hay una cultura “machista” e intolerante hacia el grupo LBGTTTI. 


Dijo que en materia de educación se requiere incorporar el tema de la educación sexual. “Las personas no sabemos lidiar con poblaciones que son distintas a las tradicionales o convencionales porque no tenemos información al respecto, por eso es importante que desde la escuela nos enseñen las virtudes de la tolerancia y convivencia entre las diferentes personas”, subrayó Hernández Forcada. 


El responsable del Programa de VIH en la CNDH recordó que la Primera Encuesta Nacional sobre Bullying Homofóbico, realizada en mayo de 2012, revela que 81% de los encuestados sufrió bullying sólo por su apariencia física (es decir, los perpetradores no tenían seguridad de su orientación sexual) y 83% fueron agredidos por expresar su orientación sexual. 


El experto comentó que el espacio en donde más se agrede a estos grupos es en el hogar, y “cuando las familias los rechazan tienen ocho veces más riesgo que aquellos que no fueron rechazados de intentar suicidarse y tres veces más riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual o VIH”, añadió. 


Sobre el ataque ocurrido el fin de semana en un bar gay en Xalapa, Veracruz, dijo que se requiere de una mayor investigación, pero por el modus operandi que utilizaron los agresores se observa la presencia del crimen organizado, aunque eso lo definirán las autoridades.