Pedro Kumamoto, Diputado Local independiente por el municipio de Zapopan, Jalisco, gastó 242 mil 900 pesos para ganar con 57 mil votos? Cada voto costó 4.26 pesos.

224 mil pesos fueron donaciones personales de 79 simpatizantes que aportaron 2 mil 835.44 pesos cada uno. El resto, 18 mil pesos, provino del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPCJ).

Su gasto electoral apenas alcanzó el 19% del tope de lo permitido por el IEPCJ.

La frase de su campaña fue: “No nos soltemos. Los muros (de la partidocracia) si caen”. Y lo demostró con creces. Había iniciado su camino para redefinir, con la gente, la política en México.

La congruencia de su lucha refuerza esa búsqueda: Renunció al 70% de su salario para utilizarlo en proyectos ciudadanos. Rechazó prestaciones mayores a las marcadas por la ley en el Congreso Local. Hace públicos los gastos de su oficina legislativa y su agenda diaria. Y está llevando el Congreso a las calles para generar iniciativas de leyes a partir de las propuestas de la gente.

En julio de 2016, junto con otros partidos, impulsó la eliminación del fuero a legisladores y servidores públicos, incluido el Gobernador, en Jalisco.

Con estas acciones, Pedro continuó redefiniendo la política y tumbando muros erigidos por la partidocracia.

Su más reciente propuesta #sinvotonohaydinero presentada por Manuel J. Clouthier, diputado federal independiente, en el Congreso Federal, busca reducir el financiamiento a los partidos políticos y exigir su representatividad a partir de una premisa: “Si quieren nuestro dinero, tienen que ganarse nuestros votos”.

Hoy los partidos obtienen 3 mil 967 millones por el puro crecimiento del padrón electoral. Mañana alcanzarán justo el dinero de sus votos logrados en la elección anterior. Si esa fórmula se aplicará este año, se ahorrarían mil 631 millones de pesos; 41% del gasto total.

Kumamoto continúa tumbando muros y, a la vez, construyendo una política cargada de futuro. Tomemos su mano. No nos soltemos, porque los muros, más temprano que tarde, si caen.