Foto: Vanguardia/Archivo
El próximo 13 de abril explorarán posibilidades de cooperación, compartir información e identificar riesgos para el cumplimiento.

México.- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informó que discutirá acciones para combatir los delitos fiscales señalados en el Panama Papers en su próxima reunión en París, el 13 de abril, sobre la Red de Colaboración Fiscal Internacional (Jitsic por su sigla en inglés).

La OCDE explicó que explorarán posibilidades de cooperación, compartir información, identificar riesgos para el cumplimiento, y acciones de colaboración.

El organismo indicó que las administraciones tributarias que asistirán a la reunión —entre ellas representantes mexicanos— están preparados para actuar con relación a la investigación de Panamá.

“Jitsic es una red de funcionarios fiscales responsables de responder a riesgos globales de incumplimiento mediante la colaboración activa y el intercambio rápido y eficaz de información con otras administraciones tributarias”, señaló la OCDE.

“La reunión en la OCDE ofrece a las administraciones tributarias la primera oportunidad de emprender acciones relativas al enorme volumen de datos revelados con la publicación de los Panama Papers, agregó.

La investigación reveló 11.5 millones de documentos que cubre por lo menos a 210 mil empresas en 21 jurisdicciones offshore —consideradas paraísos fiscales—. “Las transacciones cruzan fronteras y pueden implicar a múltiples empresas y personas”.

La Jitsic espera proponer soluciones para el intercambio de información entre gobiernos para mejorar la lucha en contra de la evasión de impuestos, creando convenciones entre países, con el intercambio de experiencias y recursos.

Esta misma semana, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, se pronunció con motivo de los Panama Papers, e indicó que el organismo advirtió con antelación a esta filtración en diversos medios de comunicación las irregularidades.

El mes pasado la OCDE anunció que Panamá se retractaba del acuerdo internacional de información en materia fiscal, y señaló que ahora debe responder ante las irregularidades que permiten la evasión de impuesto y el blanqueo de capital.

La primera “víctima” del escándalo fue el primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, quien renunció esta semana.