Foto: Armando Ríos
Algunos de los simpatizantes del PRI y PAN discutieron y poco faltó para que se golpearan

Desde temprana hora, las porras de los diferentes partidos se dieron cita a las afueras del Museo del Desierto, dónde los candidatos independientes, de partidos y por coaliciones debatieron sus propuestas rumbo a las elecciones del 4 de junio.

A la llegada de los candidatos, ya se encontraban colocados frente a frente los seguidores del PAN y del PRI lanzando consignas y porras; perjudicando por su gran número el flujo de tránsito en la arteria que corre de oriente a poniente de la calle Carlos Abedrop Dávila.

Mientras que la porra del candidato de la coalición Alianza Ciudadana por Coahuila, Guillermo Anaya Llamas gritaba “Es un orgullo ser del PAN”, los seguidores del candidato de la coalición “Por un Coahuila Seguro”, Miguel Ángel Riquelme les respondieron “¡Les vamos a ganar, les vamos a ganar!”. 

Los ánimos se fueron calentando conforme pasaron las horas, e incluso, algunos de los simpatizantes lograron provocarse de manera más íntima, y llegaron a discutir frente a frente a punto de los golpes. 

OTROS SIMPATIZANTES
Por otro lado, las porras de Armando Guadiana  y Javier Guerrero empezaron a arribar al lugar, aunque se mantuvieron al margen de las discusiones. 

Al término del debate, las filas a las afueras del Museo del Desierto interrumpieron la salida durante corto tiempo.

Los simpatizantes del PT, PRD, Lucho Salinas, y algunos del PRI, esperaron para aglutinarse para ver salir a su respectivo candidato. 

Foto: Armando Ríos

En tanto, la seguridad a las afueras del lugar donde se realizó el debate permaneció reforzada por las autoridades de tránsito durante todo el proceso de debate y de igual manera, la presencia de Fuerza Coahuila fue la encargada de resguardar la seguridad del espacio hasta el término del debate. 

SILLAS VACÍAS
Es de notar que las sillas que ocuparían las asociaciones civiles, cámaras de comercio y universidades se encuentran vacías a pocos minutos de dar inicio el debate, tras el rompimiento entre el Consejo Cívico de Instituciones, el Tec de Monterrey y COPARMEX con la organización del debate del Instiuto Electoral de Coahuila.