Foto: Héctor García
El Viacrucis del Ojo de Agua; uno de los más emblemáticos de la ciudad, cumplió sus 40 representaciones de La Pasión de Cristo.

La Semana Santa también reafirma la fe en los saltillenses. Llegó a la ciudad una de las fechas más preciadas para la fe católica.

El Viacrucis del Ojo de Agua; uno de los más emblemáticos de la ciudad, cumplió sus 40 representaciones de La Pasión de Cristo.

Poco después de las 15:00 horas de ayer, cientos de familias empezaron a abarrotar las escalinatas del templo del Santísimo Cristo de Ojo de Agua para presenciar el juicio de Jesús de Nazareth; que anunciaba los últimos días en la vida del profeta que fue burlado y humillado hace más de dos mil años.

Bajo las sombrillas de todos colores, niños, padres y abuelos feligreses, presenciaron el momento preciso donde Jesús de Nazareth es condenado a muerte por medio de la crucifixión en el pueblo de Jerusalén en los tiempos de Poncio Pilato.

Foto: Héctor García

-‘’ ¡Crucifíquenlo! ¡Farsante!’’-, decían los asistentes al juicio, mientras Bajo la corona de espinas y los cientos de azotes que recibió Jesús, poco a poco caían gotas de sangre por toda su frente. 

Jesús de Nazareth, representado por Mauro Elí González, en el Viacrucis de Ojo de Agua, cargó la pesada cruz de madera hasta las afueras del barrio de Ojo de Agua para dar inicio con las 12 estaciones.

 La procesión continuó por la calle de Hidalgo, para después regresar hacia Felix U. Gomez y Escencia a un costado del Ojo de Agua. El destino final sería el Mirador de Saltillo.

A medida que avanzaban las estaciones más gente se sumaba a presenciar ‘’La Pasión de Cristo’’. ‘’¿Ya viste todo lo que hizo Dios por nosotros?’’, dijo una de las madres entre el tumulto, mientras que a lo lejos la Plaza México ya esperaba abarrotada para ver los últimos pasos de Jesús.

Foto: Héctor García

Su llegada al altar conmovió a algunos hasta dejar los ojos completamente nublados. 

Un equipo de más de diez personas participó en el tedioso levantamiento de las tres cruces que se tenían preparadas para uno de los bandidos, Barrabás, y Jesús de Nazareth. Después continuó el número.

Un silencio se escuchó en el público, al escuchar que Jesús procedería a ‘’Las Siete Palabras’’.

‘’Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu’’, y el tumulto observó atónito el momento que anticipaba el arrepentimiento de algunos de los soldados al darse cuenta que habían cometido el error de sacrificar ‘’al hijo del padre’’. 

Foto: Héctor García

En el Viacrucis participaron más de 130 personas entre actores, y staff de logística y más de 20 patrulleros reforzaron la seguridad en las calles aledañas a la Zona Centro de Saltillo.

El Vía Crucis viviente también se presentó en el Cerro de las Galeras de la colonia Guayulera, además de la colonia Satélite Norte, y en la Casa del Migrante, entre otros, que congregaron a miles de saltillenses.

Foto Vanguardia/Luis Salcedo
Foto Vanguardia/Luis Salcedo
Foto Vanguardia/Luis Salcedo
Foto Vanguardia/Luis Salcedo
Foto Vanguardia/Luis Salcedo