Archivo
Este acabado nanotecnológico lo solicitó una empresa a especialistas del Centro de Investigación en Biotecnología Aplicada del Instituto Politécnico Nacional

Ciudad de México. Con el extracto de una planta nativa del país, se ha logrado biosintetizar y funcionalizar nanoparticulas de plata, para ser incorporadas a telas de mezclilla y algodón, con lo cual se le confieren propiedades antibacteriales, capaces de “repeler” con éxito a las bacterias Escherichia coli y Staphylococcus Aureus.

Este acabado nanotecnológico lo solicitó una empresa a especialistas del Centro de Investigación en Biotecnología Aplicada del Instituto Politécnico Nacional (CIBA/IPN), quienes sometieron a convocatoria de CONACYT el proyecto y, aunque decidieron no apoyarlo, la investigación continúo, se desarrolló y en la actualidad tramitan una patente.

La metodología aplicada es parte de la química verde donde se utilizan compuestos u organismos que se encuentran en nuestro entorno (bacteria, hongos y plantas), lo que hace a este un método ecológico, con el cual podemos biosintetizar nanopartículas inorgánicas y orgánicas, las cuales pueden ser aplicadas en diferentes campos.

La investigación se llevó a cabo durante un año. Ya conocido por trabajos anteriores que el extracto de la planta presentaba la capacidad de biosintetizar y funcionalizar nanopartículas de plata, se desarrolló el proceso in situ, donde cierto porcentaje del extracto de la planta se mezcla con iones metálicos de plata en agua, se le añade la tela y se le proporciona energía al proceso, para posteriormente retirar la tela, lavarla y eliminar residuos, secarla y queda lista para usarse.

El doctor Valentín López Gayou, responsable de la investigación politécnica explica que también visualizan aplicar este proceso a materiales que se utilizan en los hospitales, como vendas y batas, ya que se le proporcionaría propiedades antibacteriales a estos productos.

“Encontramos una planta nativa de nuestro país que presenta la capacidad de biosintetizar y funcionalizar nanopartículas de plata, que al interaccionar con las telas de algodón y bajo diferentes procesos pueden anclarse a este tipo de telas e incorporarle las propiedades antibateriales”.

El compuesto y el proceso obtenidos por CIBA se ha aplicado a nivel laboratorio con éxito, realizado pruebas a nivel planta piloto y son muy alentadoras.

El especialista López Gayou indica que la obtención de nanomateriales mediante esta metodología tiene gran potencial para las empresas ya sea automotrices, textiles, cosméticos etc, que se interesen en hacer una vinculación con el IPN.

Archivo

En la investigación nombrada Acabado nanotecnológico en prendas de algodón para la incorporación de propiedades antibacteriales, los especialistas del IPN buscan otras alternativas para implementar las nanopartículas de plata en una solución que se puede utilizar a manera de spray, lo que reduciría costos y podría aplicarse a una diversidad de productos.

“Se han acercado algunas empresas del rubro de la cerámica -pisos y muebles de baño-, que buscan alternativas ecológicas en sus procesos de generación e incorporación de nanomateriales, por lo que nos han buscado al ser nuestra metodología amigable con el medio ambiente”, indica el especialista”.

En el proyecto colaboraron los doctores Raúl Delgado Macuil, Abdu Orduña Díaz y el maestro en ciencias Orlando Zaca Moran. Dicho trabajo se encuentra en proceso de patentamiento ante el IMPI con número de solicitud Mx/a/2015/005605.