Archivo
La última cinta de Hugh Jackman como Wolverine cuenta con espectaculares escenas de acción y nos lleva por un viaje más dramático, sin embargo no está exenta de problemas

Calificación: 8.5 de diez

Han pasado 17 años desde la primera vez que Hugh Jackman interpretó a uno de los personajes más queridos en los cómics de Marvel: Wolverine. Con diversas películas haciendo equipo con los otros X-Men y dos cintas independientes, ahora llega su tercera aventura en solitario. Se dice también que será la última vez que veamos a Jackman en este papel, pero esas declaraciones son muy difíciles de creer en la gran industria cinematográfica. Pero de ser el caso, esta cinta entrega a Logan en todo su esplendor. No sólo siendo la primera de este personaje con clasificación para adultos, con grandes dosis de violencia, sino llevándolo un paso más allá en su drama personal. No es ninguna exageración decir que nunca lo habíamos visto así. 

Para hacer todavía más confusa la cronología que estas películas han creado en la pantalla grande, esta nueva aventura se ubica varios años en el futuro. Uno donde ya no hay mutantes y lo único que queda son un Logan y un Profesor X envejecidos, cuyos poderes ya no son los de antes. Pero alto, también hay un tipo albino con un olfato peculiar y una niña con ciertas habilidades familiares. Wolverine y su exmentor deberán superar sus demonios del pasado, saldrán de su triste rutina, de una vida tediosa donde sólo esperaban la muerte, para entrar de nuevo en acción. Forzados a usar sus poderes de nuevo, encontrarán los motivos y circunstancias detrás de este desolador mundo que se ha quedado sin héroes.

Decir que esta es la mejor película del personaje en solitario es señalar una obviedad. No tenemos mucho de donde escoger. Está la pésima “X-Men Origins: Wolverine” (2009), la segunda peor cinta de toda la franquicia. Luego “The Wolverine” (2013), también realizada por James Mangold, director de esta nueva entrega, que a pesar de ser un muy decente ejercicio de acción, se queda bastante floja en cuanto a la trama. Podríamos decir que también es protagonista de casi todas las cintas de “X-Men”, sobre todo “Days of Future Past” (2014), que también es bastante buena y está a la cabeza dentro de las mejores aventuras de estos superhéroes. Pero “Logan” se aleja de todas ellas. Lo hace intencionalmente y es en ese riesgo, en ese querer explorar el lado más humano del mutante con garras de adamantium, donde sobresale.

Como bien se dice, al ser la despedida de Jackman, se intenta hacer un trabajo más visceral en todos los aspectos. El contexto es una de las principales virtudes para lograrlo. Estamos en un mundo donde ya ni siquiera le salen las garras con la facilidad de antes y donde sus poderes regenerativos han sufrido los embates de la edad y quizá otros achaques. El Profesor X está en una decadencia peor, sufriendo de considerable demencia senil y un descontrol total de sus habilidades telequinéticas, ni él puede ayudar como solía hacerlo. ¿Los demás? No están, aquí no existen, algo trágico sucedió con todos, no sabemos de ellos ni los vemos en toda la cinta. El peligro se vuelve mucho más simple, la aventura regresa a lo básico. La atmósfera desolada se acentúa, no existen grandes fuerzas capaces de enfrentar a grandes villanos. Y eso se usa a favor de la trama.

Archivo

Buena parte de esta historia la amenaza principal viene de un tipo con un brazo mecánico y un montón de policías mexicanos. Así de graves están las cosas. Esto pone a la cinta en un lugar privilegiado, en territorio fértil. Uno que se aleja de lo descomunal, de, por ejemplo, meter todo tipo de personajes en una locura sin sentido como “X-Men: The Last Stand” (2006) y “X-Men: Apocalypse” (2016), que sufren de intentar hacer sus historias demasiado grandes. Lo sencillo es lo que mejor funciona y más que eso el hecho de enfocarnos en el personaje y su drama. Nunca se había explorado a Wolverine de una manera profunda. Su conflicto, más que con el mundo, es uno interno. Es en saber que sus días de gloria han pasado y quizá él no quiere que regresen.

El otro gran punto a su favor es su clasificación. La violencia gráfica de esta película es espectacular y le sacan todo el provecho posible. Las secuencias de acción son increíbles y brutales. El personaje ataca con todo y no se guarda nada. Pero no lo hace solo, esa niña que los acompaña es fabulosa también. No sólo porque la actriz Dafne Keen hace un papel increíble en su gran debut en la pantalla grande, sino porque protagoniza algunas de las secuencias más llamativas. Desde que Hit-Girl apareció por primera vez en “Kick-Ass” (2010), no había sido tan divertido ver a una niña perpetuar horribles actos de violencia. Pero más que lo gráfico, se nota que pusieron particular cuidado a las coreografías e incluso al ritmo con que vienen en toda la historia. Ya dijimos que Mangold hizo un gran trabajo en este aspecto en “The Wolverine” pero aquí se supera.

Acción y drama bien hecho, ¿qué más se puede pedir? Patrick Stewart y, sobre todo, Jackman, hacen un gran trabajo con sus personajes. De verdad, los matices que vemos de Logan aquí son increíbles, al grado de que quizá sea uno de los mejores papeles que ha hecho el actor. Así pues, en teoría esta película debería ser perfecta. Pero no, no lo es. Creo que su principal problema son sus villanos. Ellos hacen sentir a la historia algo más convencional. La amenaza principal se siente demasiado familiar. Desde un malo con poderes increíbles hasta un científico que busca sacarles provecho a los mutantes. Ambos elementos nos sacan de la atmósfera única que se busca. Si bien la cinta quiere explorar lo que no han hecho otras de los mutantes, tiene estos elementos para no alejarse demasiado.

Lo peor del caso es que se sienten innecesarios. Los antagonistas no sólo pudieron simplemente no estar, sino que se pudieron trabajar de otra forma. Yo diría que ni siquiera necesitábamos un villano, pero, claro, eso ya es ir demasiado lejos. El asunto es que estos enemigos pudieron estar escritos de una mejor manera. Todo esto le quita peso a lo antes mencionado, haciéndola una cinta muy buena que pudo ser excelente. Eso sí, todas sus virtudes garantizan entretenimiento. Es la cinta del personaje que muchos esperábamos. Si acaso fuera verdad que Jackman no regresará al papel, podemos decir que se despidió de manera digna.

El dato
> Director: James Mangold.
> Elenco: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Dafne Keen, Richard E. Grant, Boyd Holbrook.
> Género: Aventura/Superhéroes
> Clasificación: C
> Duración: 137 minutos