Archivo
Dormir con tu pareja debe de ser un momento muy especial. Con este objetivo te muestro tres posiciones ideales para tener una buena salud emocional y física.

Uno de los momentos mágicos que puedes tener con tu pareja es el de dormir. El hecho de compartir un espacio designado a la recuperación mental, física y donde tienes la oportunidad de fortalecer tu relación es maravilloso. Por esta razón, dormir con tu pareja debe de ser un momento muy especial. Con este objetivo te muestro tres posiciones ideales para tener una buena salud emocional y física.

Posición boca arriba
Esta es la posición más recomendada para no afectar la columna, los hombros, brazos y cualquier órgano interno. Por su posición el único inconveniente que tiene es que la cara puede provocar en ambos un “concierto” de ronquidos que si tienen un sueño ligero no les va a permitir dormir en toda la noche. Sin embargo, se puede corregir si colocan la almohada en la altura correcta de su cuerpo y así se evita la molestia. Con respecto a la relación de pareja es recomendable que siempre hagan contacto, en este caso el solo hecho de tocarse con las manos es más que suficiente.

Posición ‘cuchara’
Esta posición es una de las más practicadas por las parejas que les permite estar de lado, acoplar la posición de las piernas con las de su pareja (inclinadas levemente) lo cual también favorece la columna vertebral. Para efectos de salud se debe señalar la importancia de no estar completamente de lado, ya que podría afectar órganos del cuerpo (pulmones, intestino, etc.), así como también dormir el brazo que se está soportando todo el peso. Adicionalmente se recomienda acostarse del lado izquierdo para no afectar nada. Por el lado afectivo permite tener una cercanía total con la pareja.

Postura libre pero juntos
Como su nombre lo dice en esta posición no hay reglas, las dos personas pueden dormir en la misma posición, uno de los dos se puede acostar sobre un lado, luego del otro, boca arriba, mientras su pareja conserva una misma posición: como se sientan cómodos.

Por razones de salud te aconsejo tener presente lo escrito en líneas atrás en cuanto a las posiciones que pueden afectarlos, sin embargo si estas recomendaciones (de posturas individuales) no duran mucho tiempo porque constantemente cambian de posición, entonces no hay problema, pueden dormir como gusten siempre y cuando procuren de alguna manera siempre tener contacto con su pareja con la mano, un pie o el cuerpo para hacer más fuerte su relación.

La psicóloga experta en relaciones Corrine Sweet asegura que “las parejas adquieren hábitos, formas habituales de dormir juntos que encajan con su personalidad y sus preferencias personales. Estas costumbres se negocian antes de llegar a la cama. Entonces si algo cambia en la forma de dormir juntos, puede reflejar un cambio en la relación”.

Como podrás ver, no importa mucho si no estás abrazando a tu pareja todo el tiempo cuando están dormidos, de hecho existen algunos hombres que se les hace un martirio la hora de dormir porque sienten que se sofocan sin que tenga que ver sus sentimientos. Simplemente están cansados y lo que quieren es descansar.

Así que si te sucede esto te recomiendo que se lo comentes y le propongas cambiar de posición para dormir sin perder contacto.