Por los sitios en los que coloca sus obras los estudios orillan a que Gunningham es el artista anónimo.
Un estudio utilizado para identificar grupos terroristas aplicado sobre el artista anónimo reveló cuál sería la verdadera identidad del artista urbano.

Existían ya diversas teorías sobre quién es Banksy: desde un colectivo independiente de graffiteros, hasta apuestas de que su nombre real sería Robert o Robin Banks, sin embargo gracias a un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres, todo apunta a que se trata de Robin Gunningham.

Esto no es una novedad; en 2008 una investigación periodística ya arrojaba algunas pruebas que relacionaban al anónimo artista con Gunningham, sin embargo con la intención de asegurarse, la universidad llevó a cabo una aplicación matemática que se aplica para identificar a grupos terroristas.

El análisis consiste en observar los ‘puntos’ calientes que un sospechoso visita comúnmente, y en este se analizaron 140 localizaciones en las que el artista ha dejado su trabajo alguna vez.

Steve Le Comber, uno de los autores del estudio, explicó para la BBC que “me sorprendería mucho si no se tratase de Gunningham. Creíamos que íbamos a encontrar 10 posibles sospechosos, pero rápidamente solo se evidenció uno”.

De ser cierto, Banksy se trataría del hombre de 42 años, a quien se le pudo asignar relación con un pub, un parque, un apartamento en Bristol y tres residencias en Londres.

Aún así, los resultados del estudio han sido cuestionados ya que existen factores como la falta de certeza sobre autenticidad y la temporalidad de las obras que se revisaron.

Se cuestiona además el por qué el uso de un método de las ciencias forenses aplicado  para identificar terroristas y encontrar criminales, se aplique para perseguir a un artista.

 
El estudio ha sido calificado de no considerar la autenticidad de los murales.