Archivo
Reveló que estos grupos de élite no tienen regulación, pero sí un espacio dónde torturar.

El obispo de la Diócesis de Saltillo denunció que en Coahuila hay una complicidad entre el crimen organizado y el Gobierno. 

Raúl Vera López expuso que en el periodo de 2009 a 2012, el tema era, de manera especial, el crimen organizado; ahora, el tema son los grupos de élite creados por el Gobierno, donde hay criminales infiltrados. Reveló que estos grupos de élite no tienen regulación, pero sí un espacio dónde torturar. 

“Los dos están haciendo control de la población, están protegiendo a cárteles. En los dos periodos se están protegiendo a cárteles”, externó.

Vera López, junto con los integrantes de la organización de los desaparecidos de Piedras Negras y Fuundec, entregaron la semana pasada un informe a la Corte Penal Internacional (CPI), en el que se documentaban crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas de seguridad mexicanas en colaboración con un “cártel”.

El informe contiene los testimonios de 32 casos con un muestreo de 73 víctimas que señalan los crímenes cometidos por las autoridades mexicanas junto con un grupo delictivo entre 2009 y 2012. No obstante, existe un total de 562 víctimas documentadas.

La denuncia que se entregó a la CPI se sustenta igualmente en decenas de testimonios de víctimas que señalan los crímenes cometidos por las fuerzas mexicanas entre 2009 y 2012 junto a un grupo criminal.

Se incluyen acontecimientos como la “masacre de Allende”, en que policías de Coahuila colaboraron en una venganza de los “Zetas” durante 3 días en 2011. Además de los crímenes cometidos en el penal de Piedras Negras, base operativa de los “Zetas” durante años.

“Ahora ahí están las acciones violentas de los grupos de élite. Los grupos de élite no están regulados por nada. No tienen una regulación, tienen un espacio dónde torturar. Las denuncias son por detenciones arbitrarias, torturas y también ejecuciones extrajudiciales”, expuso Vera López.