Francisco Javier Rodríguez Borgio y su compromiso con la juventud

Francisco Javier Rodríguez Borgio, dueño de la Fundación Big Bola, ha establecido un fuerte compromiso con los niños de México

Desde la creación de su organización altruista ha procurado mantenerse al tanto de las necesidades de los niños de escasos recursos y se ha preocupado por facilitar las condiciones para que puedan mejorar sus condiciones de vida.

“La Fundación Big Bola fue el resultado de la idea que tuvimos mi hermano Óscar y yo de ayudar a una casa de niños enfermos de parálisis cerebral. Después de realizar esta acción fuimos conscientes de que hay muchos sectores más que necesitan apoyo, por lo que decidimos seguir ayudando”, cuenta Francisco Javier Rodríguez Borgio.  

Francisco Javier Rodríguez Borgio: La suerte de poder ayudar

“La suerte de poder ayudar” es el lema de la Fundación Big Bola y la filosofía de vida de Francisco Javier Rodríguez Borgio.

Financiada con aportaciones de los propios Casinos Big Bola, la fundación apoya a los niños que menos tienen en materia de salud, alimentación, recreación y educación.

En 6 años de existencia, Fundación Big Bola ha financiado más de 130 trasplantes de riñón y 48 operaciones de corazón a niños de diferentes partes del país, las cuales han tenido resultados exitosos. 

También ha desarrollado un modelo de apoyo mensual ininterrumpido por medio del cual entrega 5 mil desayunos, comidas y cenas a diferentes Casas Hogar, lo que se traduce en una mejor alimentación para los infantes y jóvenes que en ellas radican.

Por si fuera poco, Francisco Javier Rodríguez Borgio ha establecido convenios de colaboración con otras organizaciones altruistas, entre ellas Sólo por Ayudar, dirigida por la presentadora Lolita Ayala.

Fundación Big Bola y Sólo por Ayudar colaboran a su vez con los DIF estatales para entregar a los niños con problemas de movilidad sillas de ruedas y andaderas de manera gratuita.

Finalmente, en coordinación con la AMAC Querétaro y los CRIT estatales, colabora en el tratamiento de niños que padecen cáncer y con aquellos que requieren rehabilitación por alguna discapacidad física.

En conjunto, estas acciones permiten a los niños y jóvenes superar algunas de sus condiciones de vulnerabilidad e integrarse con éxito al proyecto de construir un México mejor. 

Foto: Vanguardia/Cortesía

El altruismo es un don heredado

El empresario dueño de casinos Big Bola cuenta que el altruismo siempre ha sido una parte esencial de su vida.

“Cuando éramos pequeños veíamos cómo mi padre ayudaba a los niños pobres de nuestra comunidad. Él nos inculcó que el trabajo es aún más gratificante cuando ayudas a cambiar la vida de las personas”, cuenta el empresario con gran entusiasmo.

Alternar la diversión que ofrecen los servicios de los casinos con la consciencia social que promueve la Fundación Big Bola es la forma que tiene Francisco Javier Rodríguez Borgio de honrar a su padre.