El presidente electo estadounidense, Donald Trump, ofrece una rueda de prensa en la Trump Tower, Nueva York, Estados Unidos. Foto: AP
Donald Trump dijo que “muchas empresas automotrices van muy bien. Fiat y Chrysler ya han anunciado que van a construir grandes plantas aquí y no en otros países.
Muchas industrias van a estar regresando a partir de ahora. Tenemos que recuperar, por ejemplo, nuestra industria farmacéutica”....
Donald Trump, presidente electo estadounidense

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este miércoles que espera que General Motors (GM) y otras empresas e industrias sigan el ejemplo de Ford -quien decidió hace unos días no invertir mil 600 millones de dólares para una planta en San Luis Potosí, México, e invertir en Michigan, EU.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo, desde la Trump Tower en Manhattan, el republicano dijo que “muchas empresas automotrices van muy bien. Fiat y Chrysler ya han anunciado que van a construir grandes plantas aquí y no en otros países. Aprecio mucho la decisión de Ford de suspender la inversión para una nueva planta en México y de invertir en Michigan. Espero que General Motors siga el ejemplo de Ford”.

El magnate, que tomará posesión como presidente de EU en menos de 10 días, dijo que cree que “muchas industrias van a estar regresando a partir de ahora. Tenemos que recuperar, por ejemplo, nuestra industria farmacéutica”.

Apenas ayer martes el presidente saliente, Barack Obama, dio su mensaje de despedida a los estadounidenses con un emotivo discurso con el que llamó a sus connacionales a ser “guardianes” de la democracia y a buscar el cambio cuando los gobernantes no cumplan con las expectativas.

En poco tiempo, Obama y su familia saldrán del escenario nacional para ser reemplazados por Trump, un hombre que el mandatario argumentó sonoramente que representa una amenaza nefasta al futuro de la nación. Sus advertencias casi apocalípticas durante toda la campaña a este respecto han arrojado una sombra continua a sus esfuerzos poselectorales para tranquilizar a los estadounidenses ansiosos por el futuro.

De hecho, mucho de lo que Obama logró en los últimos ocho años —desde su reestructuración al sistema de seguros de gastos médicos hasta las regulaciones para proteger el medio ambiente y su acuerdo nuclear con Irán— podría ser revertido por Trump, lo que pone en duda su legado.