Viaje. La conductora del vehículo abordó la patrulla para acudir al Ministerio Público. / Jetza Muzquiz
Ella misma apoyó en las atenciones y cuidados al afectado hasta que llegaron los paramédicos

Tras cumplir con su deber y salir de una agotante guardia de más de 16 horas, a una enfermera terminó por vencerla el sueño cuando manejaba rumbo a su casa, atropellando a un peatón que quedó gravemente lesionado.

Los hechos se registraron poco antes de las 11:00 de la mañana, acudiendo una ambulancia de la Cruz Roja hasta el bulevar Teresitas, entre Parras y Chapote, donde yacía en el suelo la víctima, siendo cuidado por varios vecinos.

Como responsable del incidente fue identificada una mujer, de nombre Patricia, quien conducía a bordo de un Chevy, quedando detenida por la Policía de Tránsito y a disposición del Ministerio Público.

De acuerdo a las primeras pesquisas, Patricia iba ya de regreso a su hogar, cansada por haber prestado servicio en un hospital de la localidad donde cubrió una jornada de 16 horas sin descanso.

La fatiga y el agotamiento vencieron a la enfermera, quien confesó haberse quedado dormida al volante, por lo que terminó embistiendo a un hombre, de aproximadamente 60 años de edad, al que dejó malherido.

Ella misma apoyó en las atenciones y cuidados al afectado hasta que llegaron los paramédicos, que trasladaron al lesionado hasta el área de urgencias del Hospital General, con una probable fractura de cráneo.

Consciente de su responsabilidad, la mujer abordó la patrulla para ser llevada ante las autoridades.

ENTÉRESE
-La mujer, de nombre Patricia, es enfermera.
-Al regresar de su jornada laboral de 16 horas sin descanso, fue que ocurrieron los hechos.