Foto: Vanguardia/Karla Tinoco
De acuerdo con las investigaciones que han hecho desde agosto del año pasado, este compuesto químico reduce entre un 50 y 80 por ciento la producción de CO2

Oswaldo Burciaga Díaz, profesor e investigador adscrito al departamento de investigación y posgrado del Instituto Tecnológico de Saltillo, encontró en un desecho industrial la solución para crear un cemento biológico con propiedades similares a las del cemento portland, o tradicional. 

De acuerdo con las investigaciones que han hecho desde agosto del año pasado, este compuesto químico reduce entre un 50 y 80 por ciento la producción de CO2. 

Foto: Vanguardia/Karla Tinoco

Asimismo, su elaboración tiene aplicaciones en la realización de paneles de aislamiento térmico, tubería de drenaje, tejas para techo, postes, construcción de vivienda e infraestructura urbana. 

Aunque no ha realizado un análisis de costo, presume que el precio sería mucho más económico que el cemento tradicional, por tratarse de un subcompuesto