Archivo
En países como Corea del Norte la mariguana no está contemplada como droga, por lo tanto su consumo no está prohibido y en Portugal se eliminaron las penas criminales para personas consumidoras.

Si usted, así como la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), también busca promover el consumo y cultivo con fines recreativos de la mariguana, el abogado y especialista en Derecho Constitucional Gerardo Pérez Pérez, ofrece una guía para lograrlo sin la ayuda o afiliación a alguna asociación. 

1.- No se tiene que formar parte de alguna asociación porque se trata de un derecho particular, aunque en España existen clubes de autoconsumo. 

2.- En caso de que decida hacerlo como parte de una asociación, debe constituirse con un acta notariada. 

3.- Solicite un permiso especial a la Comisión Federal de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para sembrar, cosechar, cultivar y consumir mariguana con fines recreativos. 

4.- Es posible que la COFEPRIS le niegue el permiso. 

5.- Solicite un amparo en contra de la negativa de la COFERPIS. Aquí pueden ocurrir dos cosas: o que nieguen el amparo o lo concedan. 

6.-  Si el amparo se concede la COFEPRIS debe de dar una autorización o licencia. 

7.- En cambio, si se niega, el amparo debe ser examinado por un Juzgado de Distrito. 

8.- En caso de que el Juzgado de Distrito lo rechace, puede interponer el recurso de Revisión (que servirá para que una autoridad superior como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, vuelva a examinar el amparo y emita un segundo fallo) y ahí se resuelve. 

Cuando la autoridad sanitaria tenga más de cinco amparos por estos motivos, estará obligada a otorgar los permisos y será cuando la COFEPRIS intervenga para realizar un marco regulatorio sobre las cantidades para el cultivo, etc. 

“En estos casos va a tener que entrar el Congreso de la Unión a legislar esto. De alguna manera la Corte empuja a una regulación del consumo”, explica Gerardo Pérez Pérez, pues en países como Corea del Norte la mariguana no está contemplada como droga, por lo tanto su consumo no está prohibido y en Portugal se eliminaron las penas criminales para personas consumidoras.