“El 18% de la población mexicana sufre trastornos afectivos, principalmente depresión. Los trastornos depresivos y la ansiedad, son los más frecuentes en la consulta. La tasa de suicidios ha aumentado de forma espeluznante. Los problemas de salud mental en la infancia, no son identificados por lo que no se solicita atención.”

Salvador González “La Salud Mental en México”

Culturalmente crecimos con la creencia que no necesitábamos ir al psicólogo para estar bien y que solo los que estaban mal iban al “loquero”. La realidad es que conforme hemos ido avanzando socialmente, hemos ido cambiando el concepto del apoyo tan trascendente que brindan los psicólogos, psiquiatras, consejeros y terapeutas. Pero continúa siendo una realidad que existe la vergüenza de aceptar que se padece un trastorno psiquiátrico.

En Estados Unidos, casi 62 millones de estadounidenses padecen algún tipo de enfermedad mental, de ellos, sólo un tercio acude a un profesional. Mientras que en México, una de cada cuatro personas ha presentado al menos un trastorno mental, y una de cada tres personas habrá tenido una enfermedad mental al llegar a los 65 años. (Trastornos psiquiátricos en México: prevalencia a lo largo de la vida en una muestra representativa nacionalmente).

María Elena Medina Mora, afirmó en 2013 que en los últimos años se observa un aumento de casos de enfermedad mental temprana (en niños y adolescentes) y que esto “aumenta el riesgo de desarrollar otros trastorno mentales, como el de abuso de sustancias”, a lo largo de la vida. También dijo que el factor de riesgo se minimiza con intervención temprana y tratamiento.

Hace algunas semanas, el Congreso Estadounidense decidió invertir 15 millones de dólares al Consejo Nacional de Estados Unidos para la Salud Mental, y dentro de esta inversión, se ha lanzado una campaña fuerte para informar sobre cómo identificar emergencias padecidas por enfermedades mentales, abuso de sustancias y de qué forma se puede detectar y ayudar. Esta campaña se asemeja a un kit efectivo de primeros auxilios en el ámbito de la salud mental. Esto quiere decir que es una necesidad prioritaria y fundamental. Y en México no creo que seamos la excepción.

Cuando estudié mi Maestría en Consejería y Salud Mental, recuerdo que se me quedó grabado que muchos padecemos una enfermedad mental pero lo desconocemos, solemos llegar a pasar por una depresión debido a la muerte de algún ser querido y con ella a una depresión doble que requiere de un tratamiento médico, sin detectarlo y sin ser atendidos.

Medina Mora, en su estudio “La epidemiología de la salud mental en México”, explicó que la vulnerabilidad es una causa de trastornos mentales. Muchos factores pueden generar depresión y trastornos de ansiedad en los niños, las personas desempleadas tienen más síntomas depresivos, las personas con bajo nivel educacional tienen una prevalencia espeluznante a los trastornos mentales comunes.

¿Qué me puede generar un trastorno mental? Infinidad de cosas (Pobreza, desempleo, bajo nivel educación, pérdidas emocionales, divorcios, abandono…). Los trastornos mentales generan suicidio, alcohol, depresión, abuso de sustancias, problemas de desarrollo en niños y adolescentes, estrés postraumático, dolencias, alucinaciones, psicosis. Toda persona que padece una enfermedad puede conseguir llevar una vida normal, pero es fundamental que la vivan y que reciban ayuda profesional.

¿Cómo detectar si tengo un problema o puedo tener algún trastorno? Reflexiona tu calidad de vida saludable. Ardila(2003) define la calidad de vida como un estado de satisfacción general, derivado de la realización de las potencialidades de la persona.

¿Qué aspectos revisar de tu vida? ¿Cómo te encuentras en cada una de estas?

 • Define tu nivel de bienestar físico, psicológico y social.

• Cómo te sientes en tu intimidad, expresión emocional, seguridad percibida, y productividad personal.

• Tus relaciones armónicas con el ambiente físico y social y con la comunidad.

• ¿Cómo percibes tu salud? Síntomas físicos, de la mano de factores psicológicos y aspectos sociales.

¿Por qué es importante cómo percibes tu calidad de vida? Por que tal vez existe un factor psicológico que te impide realizarte en totalidad. Porque tal vez a medida que participes de servicios de salud mental, y te permitas vivir un tratamiento, llegarás a tener una mejor calidad de vida saludable. Recuerda que si hoy tienes la oportunidad de vivir, tienes un propósito y algo que dar al mundo.

Yo personalmente creo que todo se puede sanar de la mano de Dios y de un corazón que desea ser sanado. Cuando alguien quiere curarse y salir adelante emocional o psicológicamente, puede hacerlo con esa decisión aferrado a la vida y agarrándose de su fe. Pero es importante tomar en cuenta si percibo en mi vida algún trastorno que me impida vivir con calidad, que es mi responsabilidad también pedir ayuda especializada.

Si tu requieres o conoces de algún familiar o ser querido que necesite ayuda, acércate y pide apoyo en los diversos programas de acción de salud mental.

Centro Estatal de Salud Mental (CESAME) Tels. (844)4169760/ (844)4150763