El director del Museo Albertina de Viena, Klaus Albrecht Schröder. Foto kurier.at
El informe "Art Market Report" señala que en 2015 el mercado del arte tuvo una facturación mundial de 57,500 millones de euros.

El director del Museo Albertina de Viena, Klaus Albrecht Schröder, denunció las presiones del mercado en el arte actual y el uso habitual de la compra de obras para lavar dinero.

"Algunos pueden pensar que esto es pesimismo cultural, pero yo creo que es un análisis del presente", declaró el historiador del arte, de 60 años, a dpa.

En ferias y actos culturales se anuncian tendencias que son olvidadas unos pocos meses más tarde. De ese modo se generan unos precios y una idea del valor del arte que están fuertemente regidos por el mercado. "Nunca un presente se ha preocupado tan poco por el futuro", sentenció.

La presentación de los nuevos artistas mediante exposiciones en museos y galerías casi se ha vuelto superflua. "Nosotros no hacemos más artistas, los hace el mercado", según Schröder.

El informe "Art Market Report" señala que en 2015 el mercado del arte tuvo una facturación mundial de 57,500 millones de euros. Schröder mira con escepticismo la cifra: "Esto es como calcular en Ucrania los ingresos de algunos millonarios en base a su declaración de impuestos".

Es demasiado habitual que el sector sirva para lavar dinero negro a través de la compra de arte, denunció.

Pese a ello, no considera que para los museos sea un problema que los ricos hagan subir cada vez más el precio de las obras de arte. "Cuando los cuadros costaban un cuarto de lo que valen ahora, tampoco podíamos comprarlos", ironizó.