Hermético. El obispo Raúl Vera se niega a revelar los nombres de los curas acusados de violar a dos menores. Foto: Héctor García
Insiste obispo Raúl Vera en ocultar los nombres de los culpables; afirma que la denuncia la presentó ante la Santa Sede

Saltillo.- Los delitos de la pedrastia en los que figuran como presuntos responsables sacerdotes, no prescriben y los afectados pueden denunciar los hechos ante las autoridades para que se investigue y aplique la ley a los culpables, señaló el obispo Raúl Vera López.

El jerarca de la Diócesis de Saltillo agregó que en 2014 denunció ante la Santa Sede a 2 sacerdotes que incurrieron en delitos de pedrastia para que se investigara y de corroborarse los delitos se procediera en contra de los religiosos por parte de las autoridades eclesiásticas.

Pero de inmediato se dio de baja a los dos sacerdotes de la Diocesis de Saltillo, y se turnaron los hechos ante la Santa Sede, quien previa investigación, dictaminó sobre la denuncia que presentó en contra de los acusados, expresó.

Vera López dijo que en uno de los casos los familiares del afectado solicitaron la dispensa porque desean que el hecho no se ventile públicamente, porque los afectaría nuevamente.

En el segundo caso, el afectado denunció los hechos ante las autoridades y continúa las investigaciones  y el juicio, pero Vera López se abstuvo de dar mayores informes al respecto.

El prelado aclaró que los delitos de pedrastia no prescriben, y que los afectados pueden denunciar los hechos ante las autoridades, si así lo deciden.

Sobre si el Tribunal de la Santa Sede aplicaría un castigo severo a los sacerdotes pedrastas, Vera López contestó que los dos presbíteros ya fueron dados de baja de la Dioceis de Saltillo y no puede haber más saciones, “no, porque no estamos en los tiempos de la Santa Inquisición”, dijo.

Cabe señalar que la Procuraduría General de Justicia del Estado dio a conocer que iniciaron las investigaciones sobre los dos sacerdotes de la Diócesis de Saltillo involucrados en presuntos casos de pedrastia, porque son delitos que se persiguen de oficio.

Incluso en la Procuraduría General de Justicia del Estado se ofreció proporcionar mayores detalles sobre las investigaciones de los curas pedrastas, pero hasta la fecha no se tiene respuesta al respecto.

Sigue el silencio

> En 2014 el obispo Raúl Vera denunció públicamente que dos sacerdotes de la Diócesis de Saltillo estaban involucrados en casos de pederastia.

> Afirma que la familia de una de las víctimas prefirió no denunciar.

> El otro hecho es investigado por la PGJE.

> Vera López afirma que los casos de pederastia no prescriben.