El Instituto Electoral de Coahuila habilitó para el presente proceso electoral una página electrónica a través de la cual, quienes aspiran a representarnos puedan, voluntariamente, realizar un ejercicio de transparencia respecto de la información personal que más nos debe importar: sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.

A través de la plataforma “candidato transparente”, los abanderados de los 15 partidos políticos, así como las 19 candidaturas independientes autorizadas por el órgano electoral local para contener en este proceso, pueden poner a disposición de los ciudadanos la información antes señalada, así como la relativa a sus propuestas y trayectoria.

Vale la pena señalar aquí, que la información relativa a las declaraciones –la famosa 3 de 3– debió ser entregada por todos los aspirantes a ocupar la Gubernatura, así como un asiento en el Poder Legislativo y los 38 ayuntamientos de la entidad, porque forma parte de los requisitos para obtener registro como candidato.

Y el dato es relevante porque, aun cuando esa información efectivamente se encuentra en manos de la autoridad electoral, la decisión de hacerla pública se encuentra en manos de los candidatos y sólo de ellos. Tan es así, que recibieron del órgano electoral una clave de acceso para que sean los propios candidatos –o sus equipos de campaña– quienes suban la información al referido portal.

Esto quiere decir que el acto de poner a disposición de los ciudadanos la información tiene un importante valor en sí mismo, pues refleja la voluntad de ser transparentes, de no oponer resistencia a la posibilidad de que los electores podamos conocer exactamente cuánto gana, cuánto posee cada candidato y en qué conflictos de interés podría incurrir en caso de llegar al poder.

En este sentido, es de llamar la atención que, al cierre de esta edición, sólo 133 de los 578 candidatos posibles han subido su información al portal, lo cual representa un pobrísimo 23 por ciento del total. O, visto desde otra perspectiva, 77 por ciento de los candidatos no parecen tener compromiso alguno con la transparencia.

A dos de los aspirantes a la Gubernatura, 244 candidatos a presidentes municipales y 194 nominados al Congreso Local no parece resultarles importante que los ciudadanos podamos conocer sus registros personales y eso es un signo ominoso respecto del talante de quienes pretenden gobernarnos: si como candidatos son incapaces de comprometerse con la transparencia, difícilmente lo harían de llegar al poder.

Esperemos que los números mejoren y que lo hagan rápido. En tanto eso pasa, valdrá la pena que los ciudadanos tomemos en cuenta este dato como uno de los más importantes a la hora de normar nuestro criterio sobre a quién le confiaremos el timón del barco en el que nos encontramos todos.

La transparencia es un elemento indispensable de la democracia; y el compromiso con ella se demuestra con hechos, no con discursos y frases de ocasión.