Foto: Vanguardia/EFE
Dice el articulista Ricardo Alemán que ya cunde el pánico entre empresarios, políticos y periodistas cercanos al veracruzano

La posibilidad de que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, tiene en su poder videos, además de conversaciones telefónicas y presenciales de sus acuerdos, pactos, negociaciones y, especialmente, de la entrega de dinero, desató el pánico de empresarios, políticos y periodistas.

En su columna, el periodista Ricardo Alemán, autor de “Itinerario Político”, reveló este jueves lo anterior porque, al tiempo que avanzan las investigaciones del saqueo en Veracruz, aparecen evidencias de que integrantes de diferentes sectores podrían estar involucrados con Javier Duarte.

En muchos casos habría evidencia testimonial. Por eso, el pánico, escribió Alemán en su artículo titulado “Los ‘videoescándalos’ de Duarte”, citando una fuente oficial del Gobierno federal.

“...Existe un video –que busca la autoridad–, en el que presuntamente aparece un personaje del partido Morena, metiendo dinero a una maleta, mientras habla con un operador de Javier Duarte sobre el origen del acuerdo para entregar el dinero, respecto a la cantidad entregada, lo que resta por entregar y del monto total de lo pactado.

“Video que de existir confirmaría la alianza de AMLO con Duarte y la ratería que la hizo posible para ‘engordar’ a la Morena de AMLO. A su vez, testigos de la investigación habrían revelado que como el anterior video, existen muchos videos. Sin embargo, hasta hoy la autoridad no los ha localizado”.

El editorialista comparó esa supuesta posesión de grabaciones incriminatorias de diversos personajes del País con el exmandatario veracruzano y sus colaboradores, con el caso de los llamados “videoescándalos” que Víctor Trujillo, “Brozo”, presentó el 13 de marzo de 2004.

No obstante lo anterior, Ricardo Alemán, prevé que, como en el caso desvelado en 2004, la aparición de esos supuestos o reales videos podría significar “una vacuna” a favor del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

“Y es que en México, los partidos de izquierda pueden convertir en diputado a un criminal como Julio César Godoy, pueden establecer una alianza electoral con jefes mafiosos de la droga, como los Abarca y solapar alianzas depredadoras como la de AMLO y Duarte, pero no pasa nada”.