Foto: Especial
La Universidad Nacional Autónoma de México o el Instituto Politécnico Nacional pueden hacer la donación siempre y cuando cuenten con la autorización

MÉXICO, D.F.- Los cuatro integrantes de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) amparados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para el consumo lúdico de la mariguana podrían conseguir la semilla a través de una donación que podría proceder de una institución que tenga un permiso para su estudio científico, explicó Fabián Aguinaco, representante legal de este grupo.

Señaló que el fallo de la Corte prohíbe la comercialización de la mariguana, pero no impide la donación.

“Pareciera que la sentencia es inejecutable, pero a mí me parece que esto es parcialmente cierto porque lo que está prohibido en la ley son los actos de comercio y todo aquello en donde exista una especulación mercantil. Lo que no está prohibido es que alguien me done”, dijo.

El abogado explicó que instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o el Instituto Politécnico Nacional (IPN) pueden hacer la donación siempre y cuando cuenten con la autorización para cultivar la semilla con fines científicos. Agregó que los cuatro quejosos también podrían recurrir a una universidad extranjera, bajo el mismo consentimiento.

“Para esos integrantes de la SMART no está prohibido tener, sembrar o cultivar la mariguana, entonces la UNAM puede donarles a ellos porque las disposiciones constitucionales protegen sus derechos. En ese marco lícito y constitucional pudieran recibir una donación”, explicó.

Aclaró que ninguno de los beneficiados, y en su momento quienes obtengan la protección de la justicia, podrían transportar toneladas de mariguana. “Yo no creo que sea correcto decir que pueden ser toneladas porque el parámetro está puesto por la propia sentencia: el autoconsumo es ya una limitación”.

Aguinaco lamentó que pese al fallo del máximo tribunal del País existan vacíos en la ley y cuestionó el permiso que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), otorgó al grupo SMART.

“Decir que tengo una autorización es señalar que mi libertad nuevamente está condicionada. Recordemos que cuatro artículos se declararon inconstitucionales, entonces ya no es necesario una nueva autorización. Yo tengo el derecho de consumir la mariguana con los parámetros que ya me había dado la Suprema Corte”, explicó.

Ante este argumento, exhortó al Congreso de la Unión a acelerar la regulación de la mariguana. “No fue suficiente la sentencia, habrá que seguir los caminos para saber hasta dónde llega mi libertad y qué puedo hacer con ella”.

Ante la postura del gobierno federal de rechazar el consumo de mariguana, pero sí debatir el tema, el abogado pidió que no se discuta la legalidad sino su regulación. 

“La legalidad de la mariguana es un problema ya resuelto por el único órgano que tiene competencia para eso. El problema es que la norma constitucional no va de acuerdo con el régimen de libertad”, comentó.

Agregó que en los foros de consulta organizados por el Ejecutivo Federal, “no puede haber ni criterios prohibicionistas, ni criterios moralistas o confesionales. El punto central es saber cómo llegar a ser una nación más libre y justa”. 

El abogado reveló que tras el fallo de la Corte se presentaron nueve solicitudes para que Cofepris autorice el uso lúdico de la mariguana.

“Se trata de científicos, académicos, un senador y un diputado que solicitaron la autorización para uso lúdico. La Cofepris debería aprobar este recurso pero no lo hará, por ello tendremos que presentar los amparos ante la Corte”, explicó.