Negó que el alza de gasolina fuera una consecuencia de la reforma energética.
Ante jornada con cuatro muertos, 15 heridos y actos vandálicos en 17 Estados, el Gobierno federal plantea un plan para aminorar efectos del ‘megagasolinazo’

Enrique Peña Nieto respondió ante la ola de saqueos y actos vandálicos que se han registrado en el País, al recortar 10 por ciento el sueldo a los funcionarios federales.

Durante un mensaje en cadena nacional aseguró que el alza en los precios de los combustibles es una problemática que viene de fuera; además negó que ésta fuera una consecuencia de la reforma energética. 

“Mantener un precio artificial de la gasolina en 2017 habría significado un gasto adicional de más de 200 mil mdp”, aseguró el Mandatario federal.

Es un aumento que viene del exterior. El Gobierno no recibirá ni un centavo más de impuestos por este incremento”.
Enrique Peña, presidente de México.

Violencia en protestas llega a Coahuila y NL 
La violencia en actos vandálicos alcanzó a Coahuila y Nuevo León. 

En Monclova, elementos de Fuerza Coahuila se enfrentaron con ciudadanos en al menos cuatro ocasiones, ante protestas que realizaban en la entrada de la avenida Lázaro Cárdenas y en el bulevar Harold R. Pape. 

Los oficiales –según testigos- detonaron armas para disolver la protesta ciudadana que mantenía bloqueada las instalaciones de Pemex. Al menos dos reporteros fueron agredidos también. 

En Monclova, agentes estatales fueron acusados de agredir a manifestantes, quienes también golpearon a los policías, según Estado. En Veracruz, hubo tres muertos en los saqueos. / Cuartoscuro/ Nadia Betancourt

Mientras tanto en Saltillo hubo psicosis entre los comerciantes de la ciudad, ante los rumores que se difundieron en redes sociales de que habría saqueos.

Locatarios de la Zona Centro decidieron cerrar sus puertas, en tiendas departamentales se instalaron barricadas. No hubo reporte de hechos violentos. 

En Nuevo León, una marcha pacífica terminó en actos de vandalismo en el Palacio de Gobierno del Estado. Jóvenes encapuchados causaron destrozos en la fachada del edificio gubernamental. Ciudadanos ajenos a los daños, hicieron una valla para proteger el edificio. Rijosos agredieron a los medios de comunicación, volcando vehículos. 

En otros 17 estados del país siguió la ola de bloqueos, protestas y saqueos, en donde se reportaron 375 detenidos, 15 heridos en enfrentamientos con la policía, cuatro agentes retenidos, cuatro muertos y pérdidas económicas incuantificables en siete estados por saqueos, reportó el diario El Universal.

Con información de Nadia Betancourt, UIises Martínez, El Universal y Milenio