Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin. Foto: Internet
El último informe de los servicios de inteligencia estadounidenses, que llega a esa conclusión, es decepcionante, dijo hoy el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov.
Se trata de "acusaciones absolutamente injustificadas en un nivel más bien amateur y emocional"...
Vladimir Putin, presidente ruso

Rusia volvió a rechazar hoy las acusaciones de Estados Unidos de haber ordenado ataques de hackers para influir en las elecciones presidenciales de noviembre, que comparó con una caza de brujas contra Moscú.

El último informe de los servicios de inteligencia estadounidenses, que llega a esa conclusión, es decepcionante, dijo hoy el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov.

"Estamos muy cansados de esas acusaciones", dijo citado por la agencia de noticias Interfax. "Los estadounidenses llevaron a cabo ese tipo de persecuciones en diferentes periodos de su historia", añadió Peskov.

También dijo que el presidente ruso Vladimir Putin conoce la parte del informe que se publicó el pasado viernes, que "no tiene nada que merezca la pena leer en detalle". Se trata de "acusaciones absolutamente injustificadas en un nivel más bien amateur y emocional", añadió.

Sólo una parte del informe de la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) es público y el resto es confidencial.

El actual presidente estadounidense, Barack Obama, que dejará paso a su sucesor Donald Trump el 20 de enero, cree que el Gobierno ruso intentó influir en las elecciones a favor de Trump, que públicamente había alabado a Putin y prometido mejorar las relaciones bilaterales.

La misma intención tiene Putin, según Peskov. Sin embargo, el Kremlin no ha entrado aún en contacto con el equipo de Trump y no está previsto un encuentro de ambos líderes antes de la toma de posesión del político republicano.