El escritor estadounidense fue un contribuidor a la ciencia ficción y la sátira

Novelista atrevido. Humanista. Sobreviviente. Kurt Vonnegut Jr fue un hijo de inmigrantes alemanes que fue casi renunció a la creación literario durante sus estudios. Algunos reconocen más al prisionero de guerra que sobrevivió el bombardeo de Dresde en la Segunda Guerra Mundial. ¿Pero qué fue realmente este literato? Sus obras.

Vonnegut, tras regresar a su nación, fungió en la novela para graduarse de la Universidad de Chicago y pasar a escribir sus primeras novelas de las cuales se destacan “Cuna de gato” y “La Pianola”.

Con “La Pianola”, incursionó en el ámbito de la ciencia ficción en donde describía un mundo donde la humanidad es sustituida por máquinas sin emociones.

Luego publicaría “Las sirenas de Titán” una atrevida obra de ficción que exploraba temas con la naturaleza del dinero, la religión y la falta de libre albedrío.

Pronto llegaría a revivir sus traumáticos eventos en la novela que es una de las más importantes del siglo XX: “Matadero Cinco”. Basada en su experiencia como prisionero de guerra encerrado dentro de un sótano donde se empaquetaba carne. 

Su estilo combinaba la ciencia ficción y temas reales con un humor ácido que hacía distintos sus relatos. También sus personajes, como es tradición del también escritor Stephen King, llegaban a ser reutilizados en otras novelas, existiendo una especie de universo narrativo.

Su obra “El desayuno de los campeones”, fue uno de sus grandes best sellers. En ella aparece su preferido personaje, Kilgore Trout, envuelto en un ambiente de humor, cinismo e ironía altamente crítico de la cultura norteamericana.

“Dios le bendiga, Mr. Rosewater” también es una comedia cruda sobre un patético benefactor castigado por sus buenas intenciones, haciendo una reflexión de las actitudes del mundo contemporáneo.

Entre las influencias de Vonnegut se encontraron autores como H.L. Mencken, Hunter S. Thompson, Louis-Ferdinand Céline y su amigo Joseph Heller.

El autor falleció a los 84 años en 2007 a causa de una lesión cerebral tras una caída en su casa de Manhattan.