México- Seguridad

- Seguridad

Armamento de Gente Nueva, superior al de la Policía Federal

Se aseguraron 14 armas, entre ellas una Barret calibre 50; cinco granadas de fragmentación; 16 chalecos antibalas y tácticos; y uniformes de diversas corporaciones federales

Por:  

miércoles, 29 de diciembre del 2010

  • Sicarios poseen potentes armas, incluso rifles pesados como Barrets calibre .50. Foto: Especial

La Policía Federal se vio superada en armamento por un grupo de sicarios con quienes protagonizó un enfrentamiento la tarde del martes en Durango. Como resultado de la refriega dos civiles perdieron la vida.

"Pero también es una realidad que ellos por el armamento que traen nos estuvieron disparando, con un Barret calibre 50 que es un arma no convencional que tiene un poder extremo, y por lo que sé desconozco, al parecer fue un chofer de un autobús y una señora que iba en el autobús y seguro fue de la acción de los agresores hacia la Policía la pérdida de estas dos personas", relató Ramón Pequeño, jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal.

Esta mañana, el jefe de la División Antidrogas, Ramón Pequeño, aseguró que después del enfrentamiento registrado en la colonia Liberación Social, se logró la captura de Jesús Manuel Moreno Reyes, Ranulfo Ramírez Ruiz, y Víctor Bustamante Juárez, tres de los principales líderes del grupo criminal denominado Gente Nueva que trabaja bajo las órdenes del cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"Este grupo delictivo encabezado por Moreno Reyes, alias Comandante Trape, originario de Durango, Durango, de 37 años de edad, se desempeñó como policía ministerial en el estado de Durango y presuntamente mantenía el control de las operaciones de droga, así como la privación ilegal de la libertad y homicidio de integrantes de grupos antagónicos entre ellos de los Zetas", aseguró Ramón Pequeño.

Durante el enfrentamiento perdieron la vida dos delincuentes, un policía federal y fueron detenidos otros 10 sicarios que participaron en la balacera.

"Además se tiene conocimiento de que realizaban cobros de fuertes cantidades de dinero producto de extorsiones en la ciudad de Durango, para el cártel de Sinaloa. Asimismo son presuntos responsables de la cooptación de funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno y de la desaparición de quienes no aceptaran brindarles protección", expresó el jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal.

Se les aseguraron 14 armas, entre ellas una Barret calibre 50; cinco granadas de fragmentación; 16 chalecos antibalas y tácticos; y uniformes de diversas corporaciones federales.

Fuente: Once Noticias

¿Dónde sucedió?