Espectáculos- Cine

- Cine

"Apollo 18", muerte en la Luna

La cinta, dirigida por el español Gonzalo López-Gallego, está rodada como un documental, aunque con imágenes supuestamente recuperadas, muy al estilo de "The Blair Witch Project", que arrasó en taquilla en los años 90

Por:  

martes, 23 de agosto del 2011

  • La Luna siempre ha despertado un gran interés en el séptimo arte. Foto DPA
Los Angeles, EU.- De vez en cuando, Hollywood rompe su rutina de comedias románticas y secuelas multimillonarias en tres dimensiones para ofrecer una de esas cintas que, si resuenan entre el público, se mantienen en la memoria colectiva de millones de espectadores. "Apollo 18", la historia de una misión secreta a la Luna que de forma ficticia la NASA negó durante años, podría ser una de esas.

No cuenta con actores de peso ni una chica guapa para mantener la tensión y el interés del público, pero esta historia de astronautas tiene ingredientes de sobra par interesar. De hecho, los productores han llegado a asegurar que no llamaron a actor alguno por tratarse de material recuperado de la supuesta misión, que explicaría el porqué del final de la misiones estadounidenses a la Luna.

La cinta, dirigida por el español Gonzalo López-Gallego, está rodada como un documental, aunque con imágenes supuestamente recuperadas, muy al estilo de "The Blair Witch Project", que arrasó en taquilla en los años 90, y con un cierto aire a "Paranormal Activity", ese proyecto de 13,000 dólares que se transformó en el negocio más lucrativo en la historia del cine con millones de dólares en recaudación.

"Apollo 18" ha contado con un presupuesto notablemente superior, cinco millones de dólares, pero muy lejos de las grandes inversiones de los estudios tradicionales, por lo que se espera que la rentabilidad de la cinta sea alta en taquilla.

Su gran apuesta es el misterio y el aspecto real que tiene el argumento, una conspiración en la que se ven atrapados unos cuantos astronautas patrióticos que se embarcan en una misión lunar sin saber que les esperan unas criaturas diabólicas y no identificadas.

Al llegar a la Luna, descubren el paso de una misión soviética arrasada por los alienígenas, lo que sin embargo no les pone sobre alerta, sino que les lleva a seguir investigando la historia. Tras ello comienzan las desapariciones de parte del equipo y unas cuantas preguntas sin resolver, que el particular manejo de las imágenes por parte del director encubren perfectamente.

El resto es un "thriller" en toda la regla que recuerda a las cintas sobre extraterrestres del pasado, como "Alien, el octavo pasajero", de Ridley Scott, y otros misterios como reflejo de la obsesión del ser humano con la vida en otros planetas.

La película, una de las bombas fuertes para la vuelta de las vacaciones en Hollywood, es el debut del madrileño López-Gallego, editor y guionista que se ha encontrado con una enorme exposición tras sustituir al director designado originalmente para el filme, Trevor Cawood.

López-Gallego lleva poco tiempo en el mundo del cine, como él mismo admite, aunque ya ha sido distinguido con premios como el "Eloy de la Iglesia" en el festival de Málaga, que reconoce la labor de jóvenes creadores revelación. Desde pequeño quería hacer cine, pero estudió ingeniería informática para complacer a su familia.

Sin embargo, nocejó en el empeño de la cuestión cinematográfica y estrenó varios cortos antes de que cristalizara su primer largometraje en 2001, "Nómadas", una historia intensa sobre cuatro jóvenes con la violencia como única salida a su mundo marginal que dio paso a "Sobre el arco iris", otra cinta de acción.

Montador antes que director, López-Gallego no es un hombre ajeno al cine de sobresaltos y emociones fuertes, y por eso "Apollo 18" parece una misión apta para el español, aunque no sea en el idioma que más domina.

Contará con dos actores como Lloyd Owen y Warren Christie como cabezas de cartel para una cinta que ha cambiado de fecha de estreno hasta en cinco ocasiones, pero que puede ser uno de los platos fuertes del mes de septiembre. Todo apunta a que dará de que hablar.

¿Dónde sucedió?