Espectáculos- Más Noticias Espectaculos

- Más Noticias Espectaculos

Adela Fernández (1942-2013) descansará al lado de `El Indio'

La escritora, hija del afamado cineasta coahuilense Emilio `El Indio' Fernández, falleció ayer a los 70 años. Horas antes de su muerte, pidió que su última morada fuera al lado de su padre, en `La Fortaleza'

Por:   Fernanda Villarreal

lunes, 19 de agosto del 2013

  • Fotos: Vanguardia-Luis Salcedo / El Universal / Cortesía
  • Reciente. A principios de agosto, Adela Fernández recogió las cenizas de su padre.
  • Reciente. A principios de agosto, Adela Fernández recogió las cenizas de su padre.
  • La Fortaleza. Adela pidió ser sepultada junto al cineasta en este mausoleo.

Saltillo, Coahuila.- A principios de agosto, la escritora Adela Fernández recogió las cenizas del cineasta coahuilense Emilio "El Indio" Fernández, las cuales fueron trasladadas a "La Fortaleza", la casa en Coyoacán donde el actor y director había pedido que fuera su última morada. Adela, su hija, alcanzó a despedirse nuevamente de su padre. Adela, ahora, descansará a su lado en el mausoleo donde apenas hace una semana colocaron a "El Indio". Esa fue su última voluntad: "Ahí me meten con mi papá".

La escritora Adela Fernández falleció ayer a los 70 años, víctima de una oclusión intestinal que se le agravó en días recientes, informó el restaurador y encargado de "La Fortaleza", Cristóbal Arias Gómez. Días atrás, Fernández estuvo hospitalizada después de ser sometida a una cirugía debido a los problemas intestinales que presentaba. Según lo había dado a conocer su hijo, Quetzalcóatl Fernández, se encontraba recuperándose, aunque todavía delicada.

Nacida el 6 de diciembre de 1942 en la Ciudad de México, vivió rodeada de personalidades del mundo artístico, como Diego Rivera, Dolores del Río y María Félix. Dentro de su trayectoria de más de 40 años redactó un total de 11 libros, así como una serie de monólogos y guiones, y realizó también dos cortometrajes de cine experimental; actualmente se encontraba trabajando en la biografía de su padre y en un documental sobre ésta.

Adela Fernández comenzó a escribir contestando las cartas de amor que mujeres le enviaban a su padre. Fue como se inició en el mundo de la literatura, en el que sus principales influencias fueron Juan Rulfo y José Revueltas. Logró creaciones como  el cuento "La Jaula de  Tía Enedina", que fue elegido por Gabriel García Márquez como una de las obras que todos tienen que leer.

"La literatura es algo que se me dio, no fue algo que busqué", declaró la autora en entrevista exclusiva con VANGUARDIA en 2011, durante su visita a la 14 Feria Internacional del Libro de Saltillo.

Participó en juegos literarios surrealistas con "La Trivia", "El Cadáver Exquisito" y la "Escritura Automática", gracias a la entrañable amistad que mantuvo con Leonora Carrington, Remedios Varo y el "entonces snob" (como ella lo describía) de Gustavo Alatriste. Durante su estadía en Nueva York entró en la literatura del Budismo Zen y continuó con su mayor fascinación: el esoterismo.

Dentro de su trabajo se destaca la realización de los cortometrajes "Claroscuro" y "Cotidiano Surrealismo", en los que plasmó las enseñanzas de su padre y el legado que le dejó.

Publicó los libros "Vago Espinazo de la Noche" y "Duermevelas", entre otros, así como los monólogos "El Sepulturero" y "Sin Sol. ¿Hacia dónde Mirarán los Girasoles?", y obras de teatro como "La Tercera Soledad" y "La Prodigiosa", con la que recibió el premio a la excelencia del trabajo literario de mujeres de la lengua española Sor Juana Inés de la Cruz en 1986.

Su escritura fue calificada como surrealista, otros la vinculaban con la generación Beat y hasta se dijo que formaba parte del realismo mágico, aunque en sus inicios ella misma se definía como barroca, una "mamona" en términos mexicanos, decía.

El legado de `El Indio'

Adela estudió actuación y dramaturgia en el Centro de Capacitación Cinematográfica y en la Universidad Iberoamericana. Durante su vida impartió cursos de teatro y realizó giras como directora de diversos clásicos.

Como hija del afamado cineasta coahuilense, declaró haber aborrecido el cine por un instante, pues no comprendía el cruel trabajo que su padre realizaba diariamente.

"Pensaba que mi papá era malo ya que ante los colgados, los fusilamientos, los hombres arrastrados por caballos, él, mi papá, se la pasaba en una silla gritando: `Acción, corte, va de nuevo o salió perfecto', ¿cómo podía ordenar aquello? Y lo más extraño era que todos esos `muertos' se levantaban y se iban a comer", comentó en una entrevista con Ramón Carrillo.

Después comprendió la magia que el mundo del cine albergaba. Sin embargo, fue su propio padre, quien la acercó a la literatura, el que la alejó de la que se podría haber convertido en su profesión, la cinematografía.

"Yo no me dediqué al cine porque cada vez que yo me acercaba a buscar alguna oportunidad, me encontraba a mi papá y yo le tenía pánico. Pero me volví rebelde y como mi papá odiaba el teatro, me puse a hacer teatro, él odiaba a las mujeres pelonas y me corté el pelo. Y ahora que lo recuerdo, más que dolerme, me da risa toda la bola de idioteces que yo hacía para llamar su atención", comentó a este diario en 2011, cuando vino a presentar su libro "Híbrido".

Este año, una nueva publicación de la autora se presentará en la -ahora llamada- Feria del Libro de Arteaga. Se trata de "Sabrosuras de la Muerte", un ejemplar que ya no alcanzó a promocionar en ésta, la tierra de su padre, que siempre alabó.

Compromiso con la cultura

Por su parte, Cristóbal Arias Gómez señaló ayer que Adela luchó siempre por difundir la cultura en México. "Siempre le dio un lugar destacado a los indígenas, por ello es que trabajó durante muchos años en el Instituto Nacional Indigenista y publicó varias obras para que el pueblo de México supiera lo que significaba la identidad", explicó el cronista de "La Fortaleza".

Arias Gómez dijo que Adela pidió se le recordara "como una mujer fuerte que no se dejó amedrentar por nada ni por nadie, que fue fiel a sus principios y se comprometió con la cultura de México".

Señaló que en las últimas horas de su vida permaneció lúcida, por lo que la escritora alcanzó a informar su última voluntad: "Sigan trabajando, sigan difundiendo a mi padre, difundan mi obra". 

El cuerpo de la escritora fue velado ayer a puerta cerrada por amigos y familiares en "La Fortaleza". Se espera que, de confirmarse, hoy lunes se permita el acceso al público en general paradarle el últimoadiós mediante un homenaje póstumo.

A solicitud de Adela, sus restos serán incinerados y depositados en el mausoleo donde desde hace unos días permanecen los de su padre.

"Ella nos dijo: `ahí me meten con mi papá'. Su concepto de la muerte era muy peculiar, jamás le temió. Aquí ya se encuentra su familia de Chihuahua y sus amigos cercanos", aseguró Cristóbal. (Con información de El Universal y El Informador)

`Se va una mujer extraordinaria': Patricia Carrillo
Carlos Díaz

La Coordinadora de Actividades Cinematográficas de la Secretaría de Cultura y cineasta coahuilense Patricia Carrillo, compartió con VANGUARDIA su experiencia al lado de Adela Fernández, con quien comenzó a convivir al intentar realizar un documental sobre su padre, Emilio "El Indio" Fernández.

 "Para mí es una de las personas más queridas, ella y sus hijos fueron como parte de mi familia, yo tuve el privilegio de que ellos también así me consideraran", aseguró Carrillo sobre una relación que comenzó a principios del 2000, cuando fue a su casa a recopilar información sobre "El Indio", para un documental en el que hasta la fecha sigue trabajando.

"Cuando yo empecé con el proyecto, lo primero que hice fue tocar la campana que está en la entrada de su casa. Ella fue la que me abrió la puerta, se asomó por una pequeña ventanita. Me presenté con ella y le dije que quería hacer un documental sobre su padre y ella me recibió con mucha calidez", recordó la cineasta.

A partir de ese momento, Carrillo comenzó una buena relación con Adela y sus hijos, junto a quienes buscó documentos sobre el legendario cineasta coahuilense. "Junto con Atenea y con Emilio (hijos de Adela), empezamos a trabajar en el rescate del acervo del archivo de don Emilio. La relación fue de confianza y de certeza de que lo que yo quería hacer era algo serio, que iba con un verdadero interés. Al poco tiempo ella lo que hizo fue darme una llave de la casa, para que yo fuera a trabajar".

Carrillo destacó la labor de Adela como escritora, describiéndola como "una de las escritoras de relato breve más importante y poco valorada", y señaló que se tiene que recordar a Adela por su propia carrera. "Con los hijos de personas tan famosas a veces no somos justos y decimos `el hijo de.' o `la hija de.', en este caso ella para mucha gente era la hija de Emilio Fernández", indicó Carrillo. 

Comentó que ya prepara los festejos para el 110 aniversario del nacimiento de "El Indio", que se celebrará en marzo del año próximo, y añadió que ahora le gustaría incluir un homenaje a Adela.

Adela Fernández

- Nació el 6 de diciembre de 1942 en la Ciudad de México.

- Fue hija del cineasta Emilio `El Indio' Fernández.

- Estudio actuación y cinematografía.

- Escribió un total de 11 libros, dos cortometrajes e innumerables obras de teatro.

- En 1986 se le otorgó el premio Sor Juana Inés de la Cruz.

- El próximo año se publicará su última obra, un recetario de cocina prehispánica.



"Amo a Coahuila, amo sus desiertos, sus sabinos, sus ríos y sus ciénegas, y sobre todo la calidez y la franqueza de su gente"..

Adela Fernández sobre la tierra donde nació su padre.