Sociedad- Sociedad

- Sociedad

5 tipos de violencia que causan la muerte de una mujer

Un estudio realizado por académicos de la UAEM explica las diferentes formas de agresiones que sufren las mujeres

Por:  

martes, 08 de marzo del 2011

  • Foto: Archivo Vanguardia

Estado de México. Uno de los temas más recurrentes al hablar de la condición que viven las mujeres en el estado de México es el de la violencia, particularmente el de los feminicidios.

Al respecto, el gobierno de la entidad anunció una serie de medidas para combatir dicho problema, las cuales se han acompañado de la aprobación de leyes que buscan darle una mejor calidad de vida a las más de siete millones de mujeres que viven en el Edomex. Incluso, el estado de México será uno de los pocos en el país que tipifiquen en su Código Penal el concepto de violencia feminicida.

Aun así, la polémica permanece en la opinión pública. Las cifras señalan que en cinco años, 922 féminas han sido asesinadas en el estado de México. De acuerdo al estudio "¿Qué hay detrás de los feminicidios?", trabajo realizado por los académicos de la UAEM Nelson Arteaga Botello y Jimena Valdés Figueroa, los feminicidios "no se presentan en todos los sectores sociales. La probabilidad que tiene una mujer de encontrar la muerte por su condición de género no está distribuida de la misma manera en la estructura social". Este estudio se realizó con base en la revisión de las averiguaciones de la Procuraduría General de Justicia del Edomex.

Dicho estudio cataloga y estudia los cinco tipos de violencia que a la postre pueden llevar a la muerte a una mujer.

 

1. Violencia de posesión.

Se caracteriza por manipular e infligir dolor al cuerpo de la mujer antes de provocarle la muerte, sin que esto necesariamente conlleve una violación. Aunque sí se busca, como lo detallan las autoras de dicho estudio, "la desarticulación de las posibilidades de resistencia de la víctima y la inscripción de significaciones de poder sobre su cuerpo". Este tipo de violencia concentra el 31 por ciento de los casos de feminicidios.

En este caso, los homicidios son cometidos por bandas o pandillas contra mujeres que son conocidas al menos de vista. Se caracteriza por la tortura.

 

2. Violencia de carácter pasional.

Concentra el 16 por ciento de las averiguaciones, y es el tipo de violencia que se ejerce para "anular la subjetividad que el victimario reconoce en la víctima. En muchos de los casos -detalla el estudio de las académicos de la UAEM- destruye la independencia y la capacidad de decisión de las mujeres sobre el destino de un vínculo amoroso".

Es decir, se trata del tipo de violencia que ejerce un hombre cuando una mujer ha decidido tener "una vida propia", independiente y autónoma del victimario. Esto lleva a que el homicida decida acabar con dicha "subjetividad" y el propio cuerpo de la mujer, debido a la ira que le provoca el rechazo o el sentimiento de abandono. En las averiguaciones analizadas abundan, por ejemplo, los casos de mujeres asesinadas que se negaron a sostener relaciones sexuales o sentimentales con su victimario.

 

3. Violencia intrafamiliar.

Representa el 16 por ciento de los casos analizados, en los cuales la mujer es ultimada después de un largo tiempo padeciendo abusos por parte de su pareja sentimental. Esa es la principal diferencia con la violencia pasional, el tiempo prolongado de maltrato que sufre la mujer por parte del hombre.

En algunos casos, los crímenes se derivan del descubrimiento que puede realizar la mujer de violencia ejercida contra otro integrante de la familia, de forma particular con los hijos, o cuando las niñas pequeñas son violentadas por los padres o familiares mayores.

 

4. Violencia de explotación sexual.

Forma parte del 7 por ciento de los casos estudiados; se refiere al comercio sexual y la opresión que sufren las sexoservidoras. "La muerte de mujeres trabajadoras en estos espacios parecería sugerir que la violencia de la que son objeto entra en la misma sintonía simbólica que la cosificación del cuerpo como mercancía. Entre las mujeres vinculadas al sexo comercial, la violencia pasa inadvertida debido al contexto en el que se desarrolla esta actividad", señala el estudio de la UAEM.

 

5. Violencia homicida.

Este tipo aglutina 30 por ciento de las averiguaciones, y se refiere a las actividades delictivas como el robo y el secuestro. En este caso, la muerte de la mujer no es propiamente un fin del asesino.

 

Datos a considerar

Las autoras de este estudio exponen también que en 47 por ciento de los asesinatos de mujeres, el victimario es alguien cercano a la víctima, ya sea un conocido, amigo, esposo, novio o familiar.

Sólo 28 por ciento de los casos analizados reportó violación, y 64 por ciento tuvo como causa de muerte la asfixia, lo que deja ver el uso de la fuerza física sobre la mujer.

En el 53 por ciento de los casos analizados, el cuerpo de la mujer fue arrojado a terrenos baldíos, canales de aguas negras, hoteles o simplemente fue dejado en la calle. Este hecho denota, a decir de las autoras, "la idea de que la mujer, una vez que ha sido anulada como sujeto, deviene en un desecho que nada vale. El abandono resulta una especie de castigo y mensaje escrito sobre el cuerpo que va más allá de la muerte y no es -como creen muchos criminólogos- únicamente resultado de una estrategia racional para deshacerse del cuerpo de la víctima".

¿Dónde sucedió?