Mundo- Europa

- Europa

132 millones de niños en el mundo no van a la escuela: Unicef

"75 % de todos los niños y jóvenes pobres viven actualmente en países que ya tienen una renta per cápita media", criticó el director de Unicef Alemania.

Por:   DPA

jueves, 27 de junio del 2013

  • Un niño refugiado sirio observa a través de una valla un colegio de UNICEF en el campo de refugiados sirios de Zattari, situado cerca de la ciudad jordana de Mafraq. Foto EFE/Jamal Nasrallah

Berlín, Alemania.- Más de 132 millones de niños de países en desarrollo y emergentes no van a la escuela, según un informe presentado hoy por Unicef Alemania.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció que el derecho de los niños a recibir una educación se queda sobre el papel en el caso de los países más pobres del mundo.

El informe "Derecho a un futuro" presentado por Unicef Alemania con motivo de su 60 cumpleaños, destaca asimismo que casi un 40 por ciento de los cerca de 200 millones de desempleados en el mundo son jóvenes menores de 25 años.

"Un 75 por ciento de todos los niños y jóvenes pobres viven actualmente en países que ya tienen una renta per cápita media", criticó el director de Unicef Alemania, Jürgen Heraeus.

"La brecha social en estos países se hace cada vez mayor provocando un grave problema de desigualdad", agregó por su parte el director regional de Unicef para Asia, Dan Toole. "Debemos asegurarnos de que el aumento de dinero y recursos repercuta en todos los niños", afirmó.

A pesar de que cada vez hay más niños que acuden a la escuela primaria, la calidad de la enseñanza sigue siendo con frecuencia muy mala.

De acuerdo al informe, los principales afectados son los niños que viven en el campo. Al mismo tiempo, aquellos procedentes de familias pobres se ausentan cuatro veces más de la escuela que los de familias más ricas.

Unicef denuncia también que a pesar del crecimiento económico en muchos países en desarrollo o emergentes, la pobreza sigue siendo la mayor amenaza para los niños. Debido a una mala alimentación en los primeros años de vida, suelen sufrir limitaciones a la hora de aprender.

Especialmente malas son las condiciones de los niños en países inestables como Afganistán, Somalia o el sur de Sudán.

A esto hay que sumar los efectos de las catástrofes naturales consecuencia del cambio climático. En la década de los 90 hubo 66,5 millones de niños afectados al año por estas catástrofes naturales. Sin embargo, en esta década la cifra aumentó hasta los 175 millones de niños, según los expertos de Unicef.